La televisión pública

El nacimiento de la televisión no sólo consistió en unir en un aparato imagen y sonido, sino que pronto se convirtió en un canal de comunicación más, y con el tiempo en el canal prioritario para comunicar. Sin embargo, la televisión no era un aparato doméstico que tuviera mucha gente, por lo que desarrollarla con fines privados a priori era algo difícil. Es entonces que la televisión siempre ha estado unida al Estado, de manera que además de impulsarla se dedicó a fijar límites a la misma. Es decir una televisión no regulada permitiría transmitir mensajes que nunca en otro canal o de modo educativo se permitiese por el Estado. La televisión, además de estar unida desde sus inicios al servicio social, este hecho sigue justificándose con el argumento de más libertad para todos a través de la regulación.

Además de justificarse la televisión como unión al Estado desde el ámbito económico y jurídico, también es obvio que esté en el ámbito social de ésta. Este medio ha llegado a ser tan importante que existen muchas voces privadas en la misma, ya sea desde anuncios a cadenas privadas de televisión que emiten mensajes propios al margen de la tendencia de la sociedad, aunque puedan éstas crear nuevas tendencias o responder a necesidades sociales. Sin embargo nunca se hará con un propósito social y colectivo, sino que el fin último es el lucro.

Por tanto, es obvio que en el canal exista una voz (la cadena de televisión pública) dentro de este medio que represente a la sociedad, sus demandas, aversiones, tendencias en cualquier ámbito etc. Es por esto que la sociedad se reserve para expresarse un hueco entre tanto mensaje privado que no responde a intereses comunes sino individuales.

Relacionado con la política, otra justificación que se podría añadir es que, a pesar de existir debate o interés en la política por parte de cadenas privadas, éstas se hacen con fines electoralistas, partidistas e intereses propios. De ahí que la cadena pública se proponga como una forma de divulgación neutra (aunque no se consiga) de la vida política, para dar a conocer propuestas y mejorar así el sistema democrático y reforzar el papel del Estado.

En conclusión, la televisión pública es algo necesario pues es una representación del interés general frente al particular que proponen las cadenas privadas, y ejerce su papel para mantener la igualdad de condiciones en cualquier ámbito (mercantil, opinión pública…). Es por ello que valores de respeto, igualdad, democracia… estén presentes en la televisión pública, mejor o peor reflejados.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s